¿Cómo prepararse para hablar en cámara?

12 de diciembre de 2018  |  Categorías: Tips

Colectivamente, solemos pensar que pararse frente a la cámara no es para cualquiera, que hace falta estudiar actuación, ser locutor o tener el don divino de carecer de vergüenza. Lo cierto es que hay una serie de tips que nosotros usamos que no nos convertirán en Ellen DeGeneres pero que nos acercan bastante a poder expresarnos con naturalidad a pesar de las luces y los micrófonos. ¿Quieren conocerlos?

Tres cosas a pensar antes del rodaje:

  • Dejar de lado la autocrítica. Hay dos cosas a entender y asumir antes de empezar a grabar: la primera es que no estamos acostumbrados a vernos en una imagen que no sea espejada, por lo que es normal que nos sintamos raros, más feos o más lindos y la segunda es que nuestra voz en el micrófono no va a ser idéntica a la que escuchamos cuando hablamos.  

  • Los de afuera son de porras. Las personas que te rodean y los futuros espectadores son aliados y no enemigos. Tener presente que están ahí para alentarnos o ayudarnos nos detiene de pensar que van a criticar cada cosa que salga mal.
  • Las manos en movimiento. Puede parecer que se van de cuadro o que las movemos demasiado, pero no hay nada peor que la censura de manos. Moverlas nos mantiene reales, humanos, casuales. Dejarlas estáticas nos hace parecer rígidos y tener los brazos cruzados nos muestra cerrados. Lo mejor es dejarlas fluir y tratar de no repetir siempre los mismos gestos.

Tips para implementar durante el rodaje:

  • Elegir ropa con la que nos sintamos cómodos es fundamental. De tener la posibilidad, evitar las prendas con estampas pequeñas o rayas que puedan generar efecto moiré y prendas verdes que puedan perderse en un croma. ¿Nuestro go-to? Una remera lisa blanca.

  • Familiarizarse con el guión o saber de antemano las preguntas que nos pueden llegar a hacer nos prepara mentalmente y calma la ansiedad, pero no es recomendable aprenderse el speech de memoria porque es probable que se note acartonado y nos espantemos ante la más mínima laguna mental.
  • Pararse firmes, derechos y con los hombros relajados ayuda a que nos sintamos tranquilos. Respirar hondo y volver a esta posición es clave si sienten que la tensión les empieza a recorrer el cuerpo.
  • Tomar café, hacer flexiones de brazos o saltar un rato antes de empezar nos da un empuje extra de energía aumentando las pulsaciones. Sirve para cuando estamos cansados y no queremos sonar aburridos.

¿Listos para empezar a practicar?

CHARLÁ CON NOSOTROS
epica-comunicacion-digital-para-la-vida-real-Sol
Escrita por:

Sol Kazin

epica-comunicacion-digital-para-la-vida-real-Ailin
Editada por:

Ailín Emilio

¿Te gustaría recibir tips de video en tu correo? 😉

2019-01-10T22:07:42+00:00