Los sí y los no de los planos aéreos

10 de enero de 2019  |  Categorías: Tips

Hace unos años atrás, tener planos aéreos en una producción audiovisual connotaba altos valores de producción, ya que podían lograrse únicamente con un helicóptero y un camarógrafo grabando desde él. Esto, lógicamente, requería de un presupuesto que no toda producción audiovisual tenía el lujo de conseguir.

Hoy en día, con la catarata constante de nuevos drones que están saliendo, el costo de tener planos aéreos en los videos decreció notablemente. Por el precio al que antes podías alquilar una jornada de helicóptero, hoy se puede comprar un dron de la gama más alta.

Esto, ¿qué significa?

Tener una herramienta al alcance del público “consumer” trae ventajas a la vez que trae complicaciones. No es la primera vez que sucede esto, lo vimos con la aparición de los DSLR con video, los sliders y las GoPros y el resultado fue siempre el mismo: una explosión de videos que abusaban de estos recursos. Con los drones y los videos aéreos está pasando lo mismo.

Por supuesto, siempre es bueno aprovechar las herramientas que tenemos a mano. El problema es cuando se empieza a abusar de este recurso simplemente porque se encuentra disponible. ¿Cómo evadir este problema? Simplemente tenemos que pensar en qué situaciones conviene usar una toma aérea de dron en lugar de una toma normal.

¿Cuándo corresponde usar una toma aérea?

  • Para establecimiento. Estas tomas sirven para mostrar con un panorama general el lugar en el que va a transcurrir el video. Son ideales para impactar al espectador a primera vista, especialmente cuando logramos generar una imagen que aproveche todas las capacidades del dron. Para esto podemos buscar un ángulo del lugar en el que estemos grabando que nos muestre una imagen que el espectador no vea normalmente, incluso si pasa por ese lugar a diario; ya sea mostrando las dimensiones, (es decir, qué tan grande o chico se ve este lugar en relación a sus alrededores), su forma e incluso su ubicación. La manera más inteligente de establecer la locación con dron es seleccionar estratégicamente las mejores tomas y usarlas en momentos específicos del video, asegurándonos de no ser demasiado repetitivos. 
  • Para potenciar el relato. Como los drones tienen la capacidad de moverse en todas direcciones, independientemente de su cámara, podemos lograr dos movimientos en una sola toma. Esta es una de las características que pueden volver más interesantes nuestro video. Al usarlo de forma inteligente, podemos aprovechar este recurso para potenciar el storytelling, utilizando diferentes movimientos para revelar lugares o personas que antes no se veían, siguiendo el recorrido de algún objeto o acompañando el paisaje. También se pueden lograr imágenes de mucho impacto visual colocando el dron exactamente arriba de nuestro objeto a grabar y apuntando la cámara directamente abajo, obteniendo así un plano cenital que no vemos a diario.

¡Usemos drones!

Si bien es cierto que el abuso de un recurso puede ser contraproducente y perjudicar el producto final, no por eso hay que desestimarlo totalmente. Lo que sí debemos hacer es usarlo de manera consciente y prudente.

El plano aéreo es una gran herramienta para potenciar nuestros videos, y el hecho de que en la actualidad los drones sean la manera más accesible de realizarlo es un beneficio que merece ser aprovechado.

Igualmente, recordemos que la práctica hace al maestro: Tener un dron no siempre es sinónimo de tener un buen plano. La planificación de las tomas, la mano de quien lo opera y la mirada completa del equipo de producción son esenciales, al igual que en un video convencional.

¿Querés potenciar tus videos con planos aéreos?

CHARLÁ CON NOSOTROS
epica-comunicacion-digital-para-la-vida-real-Licha
Escrita por:

Licha Suárez Poch

Curious Filmmaker
epica-comunicacion-digital-para-la-vida-real-Carmen
Editada por:

Carmen A. Coto

Sparkly Project Manager

¿Te gustaría recibir tips de video en tu correo? 😉