¿Cómo se hace un video animado?

3 de abril de 2019  |  Categorías: Tips

Hacer un video animado es un proceso simple que requiere de muchísimo orden y meticulosidad en todos sus pasos. Si estamos por aventurarnos en uno, seguramente ya conozcamos todas las ventajas de hacer un video animado frente a uno filmado. Sin embargo, el primer paso es pensar en la estrategia.

Pensar la estrategia:

Antes de comenzar a escribir un guión, necesitamos tener una estrategia clara. Esto nos ayudará a determinar el objetivo del video, su público objetivo y el mensaje central del mismo. En este momento es necesario hacerse las siguientes preguntas: ¿Por qué estoy haciendo este video animado? ¿Es conveniente que sea animado? ¿Qué necesito lograr? ¿Quién es mi público objetivo? ¿Cuál es el mensaje central del video?

Convertir el mensaje central en una historia simple que atraiga:

Los primeros 3 segundos son decisivos para saber si los espectadores se quedarán o no viendo nuestro video. Sobretodo en redes sociales, debemos darles alguna razón convincente para que se detengan en el scroll. Sobre el final de nuestro video y en el caption que lo acompaña, debemos colocar un call to action (CTA). Como su nombre lo indica, es una llamada o invitación a que los espectadores realicen alguna acción: suscribirse, ver otro video, seguirnos, participar, instalar una app.

Elegir el estilo de ilustración y animación:

Podemos hacer diferentes tipos de videos animados, pero no todos los estilos se adaptarán a nuestras necesidades o a la identidad de nuestra marca. Cada estilo tiene sus pros y sus contras. Si uno se ve divertido y creativo, otro puede establecer un tono inspirador o serio. Necesitamos establecer desde el principio cuál es la propuesta estética que usaremos en nuestro video.

Crear un storyboard:

Un storyboard juega un papel esencial en cualquier proceso de creación de videos de animación. Es como una tira cómica del video que ayuda a organizar las escenas y nos dará una idea de cómo se verá el video incluso antes de comenzar a crearlo. Acá vamos a aplicar todas las decisiones que se tomaron cuando se eligió el estilo de ilustración.

Diseñar el storyboard:

Una vez decidido que va a pasar en nuestro video, pasamos a diseñar todo para luego pasar a animarlo. Acá vamos a aplicar todas las decisiones que se tomaron cuando se eligió el estilo de ilustración. Es muy importante que a la hora de diseñar haya comunicación entre el animador y el diseñador para que los archivos diseñados sean óptimos para su posterior animación.

Animar el video:

Una vez terminado el diseño, es momento de darle movimiento a las ilustraciones y los textos diseñados. El estilo de animación también forma parte de la propuesta estética y debemos elegirlo en función de la identidad a nuestra marca y el objetivo de nuestro video.

Agregar sonidos:

Por último, cuando ya tenemos la imagen terminada, solo queda trabajar en el sonido. Un video podría llevar música, locución, efectos de sonido, o solo algunas de todas esas cosas. Existen casos en los que es necesario trabajar el sonido antes que la animación, en especial cuando la música debe ir sincronizada con la imagen. Debemos evaluar cuál es el orden conveniente en cada caso particular.

Una vez terminados estos pasos, ¡voilá! Tendremos un video animado acorde a nuestra marca y a nuestros objetivos, en línea con la estrategia de video pensada originalmente.

¿Querés hacer un video animado?

CHARLÁ CON NOSOTROS
epica-comunicacion-digital-para-la-vida-real-Licha
Escrita por:

Lisandro Suárez Poch

Curious Filmmaker
epica-comunicacion-digital-para-la-vida-real-Ailin
Editada por:

Ailín Emilio

Lovely Video Strategist

¿Te gustaría recibir tips de video en tu correo? 😉